Crean la primera célula "Frankenstein"

viernes, 21 de mayo de 2010

Craig Venter, el mago de la genética, acaba de escribir una página de la historia de la ciencia con letras de oro. Ha creado en su laboratorio, la primera célula artificial de la historia. La revista Science ha sido la encargada de publicar este hito de la biología, que augura grandes y espectaculares avances en gran número de disciplinas de la ciencia. A saber qué nos espera detrás de las puertas de los laboratorios de genética futuros.

El genoma sintético fue transplantado a una carcasa de célula viva.
El genoma sintético fue transplantado a una carcasa de célula viva
Venter tiene el aspecto ideal para protagonizar su propia película de ciencia ficción.
Venter tiene el aspecto ideal para protagonizar su propia película de ciencia ficción
Craig Venter el padre del genoma humano había prometido hace algún tiempo que para el 2009 tendría listo el primer diseño de célula fabricada en laboratorio. Se ha retrasado apenas unos meses, pero dada la magnitud del evento, se lo perdonamos. Parecía cosa de ciencia ficción, pero el gran Craig Venter ha logrado crear un genoma sintético y trasplantarlo la estructura de un célula viva. En realidad, no se puede decir que ha diseñado enteramente una célula artificial, pero sí su genoma, que no es poco.

Venter y su selecto grupo de 25 científicos de élite lo hicieron de la siguiente manera: primero generaron un cromosoma sintético, una réplica a imagen y semejanza del genoma de la bacteria («Mycoplasma mycoides») y después lo trasplantaron a otra bacteria viva («M. capricolum») que actuó como recipiente para crear una nueva. Una vez implantado, el ADN de síntesis se activó y empezó a funcionar en la nueva célula. Le costó lo suyo. Hubo muchos intentos fallidos pero, al final, como si de un microscópico Frankenstein se tratase, el nuevo microbio comenzó a dar muestras de vida propia en el laboratorio y comenzó a replicarse.

El barbudo mago de la genética defiende su logro: «Es el primer organismo sintético que se ha fabricado jamás y lo afirmamos porque se deriva de un cromosoma totalmente artificial, fabricado con cuatro botellas de sustancias químicas en un sintetizador que arrancó con la información de un ordenador». Científicos españoles reconocen el valor técnico de la investigación, aunque piensan que es pronto para afirmar que se ha creado la primera forma de vida arificial. Luis Serrano, vicerrector del Centro de Regulación Genómica de Barcelona (CRG), no duda en considerar el estudio de «excelente», pero asegura que aún le queda un paso más para crear vida artificial. «Sólo ha reemplazado el ADN, no ha creado una célula nueva sintética».

De todos modos, las posibilidades son inmensas. La nueva célula generada es el pistoletazo de salida para la fabricación de microorganismos «a la carta» en el laboratorio. Bacterias diseñadas para desarrollar medicamentos más eficaces, fabricar nuevos biocombustibles y formas de energía alternativas o quizá pensadas para comerse residuos tan peligrosos en el mar como el petróleo. Venter tiene ya un acuerdo con BP, precisamente la compañía que es responsable del vertido del Golfo de México, uno de los mayores desastres ecológicos de la historia reciente.

El propio Serrano está implicado en un proyecto que busca modificar una bacteria para utilizarla como una «píldora viva», capaz de curar enfermedades sin alterar el genoma. El mundo que se abre ante este tremendo logro puede llevarnos a una nueva fase de la bioingeniería como nunca antes habíamos imaginado.

Esa tecnología que permite domesticar organismos vivos a nuestro antojo también plantea dudas inquietantes, sobre todo en cuanto a la modificación del propio genoma humano o la creación de nuevas armas bacteriológicas. El equipo de Craig Venter acaba de abrir una puerta inquietante: la posibilidad de diseñar bacterias y otros microorganismos con la misma fiabilidad con la que un ingeniero aeronáutico diseña un Airbus.

Craig Venter pide que se regule la creación de vida artificial

Craig Venter, el «padre» de la nueva célula creada en el laboratorio, lo sabe. Y, por ello, se ha apresurado a pedir que se regule «esta tecnología tan poderosa. Al premio Príncipe de Asturias de Investigación no le preocupa tanto el paso que él acaba de dar como lo que vendrá en los próximos años.

«Creo que las regulaciones existentes no bastan y como inventores y responsables de su desarrollo queremos ver que se hace todo lo posible para prevenir abusos», afirmaba ayer Venter al diario británico «The Independent». Su propio grupo, antes de acometer sus experimentos puso en marcha un estudio bioético. «Creo que es la primera vez que un equipo científico lo hace», agrega.

Sobre su hazaña, Venter afirma que se trata de un «nuevo paradigma». «Partimos de una célula viva, pero el cromosoma sintético la transforma en una nueva célula artificial». La nueva célula ha experimentado «más de mil millones de replicaciones» y el único ADN que contiene es el sintético. «No hacemos las proteínas ni las células sintéticamente, sino que es el cromosoma el que determina el proceso», argumenta Venter que ha recibido críticas de otros investigadores por exagerar su avance.

Preguntado si trata de jugar a ser Dios, replica que eso se dice cada vez que se produce un importante descubrimiento en las ciencias, sobre todo en la biología. «La ciencia consiste en comprender la vida e intentar utilizar ese conocimiento para la mejora de la humanidad».

El propio presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ya ha pedido consejo a sus asesores en bioética que piensen en las posibles implicaciones. La Casa Blanca celebrará una reunión la próxima semana para evaluar las opciones positivas y negativas del nuevo paso científico. A Obama le preocupan los riesgos en materia de seguridad, efectos en el medio ambiente y la salud.

Primera aplicación práctica

La primera aplicación que el científico estadounidense tiene en mente es obtener algas limpiadoras, que capturen el dióxido de carbono y con las que se puedan fabricar nuevos hidrocarburos. Para este propósito trabaja con la petrolera ExxonMobil. Venter también tiene un proyecto con el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos y el gigante farmacéutico Novartis para agilizar la fabricación de vacunas. «La primera aplicación práctica en el mundo se podrá ver muy pronto, quizá el próximo año», ha asegurado Craig Venter. Puede que pronto empiece a recuperar parte de la inversión. La creación de la bacteria sintética le ha costado a Venter 40 millones de dólares y un trabajo científico casi maratoniano durante 15 años.

La Iglesia cuestiona creación de célula sintética

Dignatarios de la iglesia católica dijeron ayer que la primera célula sintética creada en un laboratorio podría ser un hecho positivo si se usa correctamente, aunque advirtieron a los científicos que sólo Dios puede crear vida. Los directivos del Vaticano y de la iglesia italiana se mostraron cautelosos en su primera reacción al anuncio desde Estados Unidos de que un grupo de investigadores produjo una célula viviente que contiene ADN creado por el hombre. Advirtieron sobre la responsabilidad ética del progreso científico y dijeron que la manera en que se aplique la innovación será crucial.

“Es un gran descubrimiento científico. Ahora tenemos que comprender cómo será implementado en el futuro”, dijo al servicio de televisión de la Associated Press monseñor Rino Fisichella, máxima autoridad sobre bioética del Vaticano. “Si nos cercioramos de que es para bien de todos, del ambiente y el ser humano, mantendremos el mismo juicio”, afirmó. Sin embargo, indicó que si el descubrimiento se vuelca contra la dignidad y el respeto por la vida humana, “nuestro juicio cambiará”.

Investigadores científicos de Estados Unidos anunciaron el pasado jueves la creación de un auna célula controlada por un genoma sintético. En un informe divulgado por la revista Science, los investigadores del Instituto Craig Venter señalaron que esperan usar el método para estudiar la maquinaria biológica y crear bacterias diseñadas para resolver problemas ambientales y de energía. Asimismo, indicaron que sintetizaron un genoma bacteriano y lo había trasplantado de una bacteria a otra.

La primera célula sintética desata la polémica

Las altas instancias de la iglesia católica italiana han mostrado su perplejidad y su inquietud por la creación de la primera célula viva dotada de un genoma sintético. Dicen estar en guardia contra "un salto a lo desconocido" potencialmente "devastador". "En manos erróneas, esta novedad de hoy podría traer mañana un salto devastador hacia lo desconocido", comentó obispo Domenico Mogavero, presidente de la comisión de asuntos jurídicos de la Conferencia Episcopal italiana, en una entrevista en el diario La Stampa.

"El hombre procede de Dios, pero no es Dios: es un ser humano y tiene la posibilidad de dar vida procreando, no construyéndola artificialmente", ha añadido. La creación de la primera célula viva con un genoma sintético abre una vía a la fabricación de organismos artificiales, según los autores de la investigación, realizada en Estados Unidos. "Es la naturaleza humana la que da dignidad al genoma humano, no al revés. "La pesadilla que debemos combatir es la manipulación de la vida, la eugenesia", estima el obispo. La eugenesia es la manipulación de los genes para mejorar los rasgos hereditarios.

Para el teólogo Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto, en el centro de Italia, "la preocupación se puede resumir en una pregunta: ¿es científicamente posible e igualmente justo desde el punto de vista ético?" La respuesta reside "en un parámetro que nos une a todos, no solo a los cristianos: la dignidad de la persona humana", ha declarado Monseñor Forte al periódico 'Corriere della Sera'.

El arzobispo ha resaltado sin embargo su "admiración hacia las capacidades de la inteligencia humana que se manifiestan de manera singular y elevada", y ha recordado que la actitud de la Iglesia hacia este tipo de investigaciones "no está basada en el rechazo, sino en la atención y la simpatía". Sin querer avanzar conclusiones, el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, estimó que había que "esperar para saber más", en referencia a que "ya ha habido anuncios similares que, al cabo de un tiempo, se han reconsiderado".


Portada

No hay comentarios:

Publicar un comentario